Etiquetas

martes, 11 de abril de 2017

INSPIRACIÓN

“Nada más natural que lo sobrenatural encarne en los hombres y hable su lenguaje".

Nombrándolos como demonios, genios o musas el hombre de la antigüedad encontró la forma adecuada de identificar a fuerzas que, intuidas como externas, tenían poder para influir de manera decisiva en el proceso de creación. Voces sagradas o profanas eran capaces de susurrar en la mente del creador el camino adecuado para dar forma al objeto funcional o a la obra de arte dotada de condiciones para responder con satisfacción a las carencias y necesidades de un determinado grupo humano. El artista o el creador era puente por donde descendían los designios divinos en atención a las demandas humanas.

Gustave Moreau. Las musas dejando a su padre Apolo para venir a Iluminar el mundo,1876 

 Con la coraza que provee el escepticismo, la cual se engrosa gracias al pensamiento racional, y sintiéndonos capaces de explicar toda acción humana en base a procesos determinados por antecedentes y sucesiones, la inspiración ha perdido validez, o en el mejor de los casos su significado dista demasiado de su antigua acepción. Hoy en día se entiende por inspiración a ese estímulo adicional que aflora tras un arduo trabajo y que permite sintetizar en un objeto concreto las diversas variables que se incluyeron como necesarias en el proceso de creación. El autor es ahora el único responsable, para bien o para mal, de lo que finalmente obtiene.

Pero todo aquel que ha frecuentado los caminos de la creación es capaz de detectar momentos en el proceso difícilmente explicables bajo la lógica de los sistemas racionales. Muchos de los más eximios creadores, sobre todo de ramas artísticas, coinciden en reconocer la interacción que se produce con cierto tipo de alientos externos que de manera intermitente aparecen mientras se concibe un nuevo objeto.

Michelangelo da Caravaggio. La inspiración de San Mateo, 1602
 Las estructuras mentales con las que cualquier ser humano se ha provisto para desenvolverse en su mundo cotidiano y comunitario suelen resultar poco eficaces en el curso de la creación de objetos artísticos. Para que pueda tener lugar un auténtico acto creativo el artífice debe alterar su visión cíclica de causas y efectos predecibles para así poder ensayar relaciones que lo conduzcan a lo innovador, a lo creativo a lo antes nunca contemplado. Este temerario despojo de certezas, conducente a la incertidumbre, resulta a su vez  liberador. A partir de ese estado inducido el creador es sensible ante las relaciones normalmente no advertidas y que suelen esconderse tras la máscara de las apariencias. El haberse liberado del yugo de lo preestablecido el artífice se vuelve receptor de las voces que claman por interpretar la verdadera armonía que rige el mundo.

Nicolas Poussin. La Inspiración del Poeta, 1629

 Para llegar a este estado no solo se requiere la voluntad de hacerlo. El hombre que toma la creación como parte sustancial de su existencia, debe estar adiestrado en las técnicas y en los oficios propios de su quehacer. Sólo ataviado con estas virtudes el artista será capaz de tamizar estos vocablos universales y darles el sentido particular adecuado. Sintetizar en una obra concreta los designios de fuerzas de origen impreciso requiere más que ganas, hace falta para ello virtuosismo en el oficio.

Hans Rottenhammer.Minerva y las musas, 1603
 A un universo infinito debe corresponderle un orden de similar magnitud. Tal condición hace referencia a disposiciones y acomodos que no pueden ser silentes. Pitágoras lo llamaba la armonía de las esferas, sin embargo su reverberación es inaudible para el humano que tiene entrenado su oído para los sonidos finitos. Probablemente la inspiración sea  la disposición humana que mediante el dominio virtuoso de un oficio, hace audible fragmentos de esa música eterna y pueda dotar a su creación de las verdades infinitas que en un determinado momento pudo escuchar.

1 comentario:

  1. Muy buen artículo, me gustaria saber qué entiende por dominio virtuoso y como se puede desarrollar virtuosismo en el oficio. Gracias

    ResponderEliminar