Etiquetas

martes, 27 de diciembre de 2016

FENÓMENO

“Es sabido que no hay una manera estrictamente objetiva de percibir un fenómeno : con nuestra observación construimos una realidad, inventamos tanto como describimos la realidad”.
Marina Waisman

Inmersos en un mundo objetual que se nos da a través de la apariencia, no puede existir mayor verdad que la proporcionada por el sentido que otorgamos a la suma de fenómenos a través de los cuales el universo se nos revela.

Edward Hopper. Puesta de sol ferroviaria (1929)


No resulta dable la aparición de fenómenos de forma aislada;  la condición para su existencia es asirse a las leyes que rigen el entender humano, dentro de las cuales las referidas al espacio y al tiempo, o a la concepción que tenemos de estos, resultan fundamentales. Si nos referimos al espacio existencial, donde los fenómenos aparecen, podemos decir que es muchas cosas menos vacío, pues es al menos, contenedor de nuestra presencia. Así mismo, el tiempo está regido por relaciones de antecedencia y sucesión. Un campo que liga más que aísla, los fenómenos no pueden darse de forma aislada.

Edward Hopper. Habitaciones junto al mar (1951)

Estas ideas del espacio y del tiempo no son siempre homogéneas. A cada cultura le corresponde unos conceptos que acomodan la estructura a través de la cual sus miembros conciben el mundo, pese a ello el fin último que nos lleva a experimentar los fenómenos es siempre el mismo: alejarnos del caos de lo aleatorio, bien sea como grupo humano cohesionado o bien de manera individual. Así, si nos estamos refiriendo a relaciones personales no hay manera que un fenómeno aparezca siempre de manera objetiva, no podría haberla, no debiera haberla.

La adaptación  de los fenómenos a nuestra realidad personal y momentánea pasa por conectar estructuras de diferente esencia; razón, memoria, imaginación, tan comunes para el grupo humano como privativas de cada ser. El fenómeno queda constituido sólo a través de nosotros mismos, aparece neutral y necesita completarse. Ese necesario complemento puede quedar saciado con lo mínimo o puede reclamar lo infinito. Un rayo de sol puede significar el inicio de la jornada, pero puede también, en ocasiones, advertirnos de su procedencia cósmica.  

Edward Hopper. Digresión filosófica ( 1959)

Los fenómenos son hilos conductores que hilvanan nuestro mundo objetual, el cual puede requerir de la razón, de la emoción o muchas veces de ambas, conformándose en la urdimbre del significado útil para la ocasión específica, remarcando propiedades o reprimiéndolas pero obteniendo finalmente la imagen justa con la cual hacer frente a la vida.

Pero así como urdimbres sensitivas y conceptuales que vinculan y ordenan a los fenómenos, está también la arquitectura como estructura material a través de la cual el mundo se ordena y se nos presenta. La arquitectura, como arte del espacio y del tiempo, es moldeada en base a las concepciones culturales de estos elementos,  dando como resultado artefactos que son tamices y a la vez vínculos entre  el hombre y los fenómenos.

Caja de armonías puede resultar la arquitectura a través de la experiencia, en donde es factible avizorar la unidad entre el mundo y el ser, pues sus límites se encargan de conjuntar lo disperso y unirnos a través de imágenes inclusivas con el universo. El cielo y todo el espectáculo cósmico que sucede en él,  es más nuestro visto a través del agujero vertical de un patio. Muros, techos, columnas, propician la intimidad y sugieren rincones  para la contemplación, intensificando nuestras relaciones con lo que nos rodea. La arquitectura, así concebida, está lejos de significarse solo a si misma ni ser la consecuencia última de un individuo o grupo humano que la concibió. La arquitectura se torna en personal, en creación y recreación nuestra.


Todo ser humano es un artista en potencia, pues es poco capaz de recibir los fenómenos de forma pasiva, guarda en él un afán por reconstruir el mundo según sus necesidades, las banales y las profundas, y en esos afanes termina reacomodando las formas y los espacios para encuadrar la imagen justa que satisfaga la efímera necesidad que su compleja condición humana le reclama. 

Edward Hopper. Sol de la mañana (1952)

No hay comentarios:

Publicar un comentario