Etiquetas

viernes, 13 de enero de 2017

MÚSICA

“El encantamiento producido por la música en la experiencia personal extiende los poderes del afecto y de la inteligencia más allá de los límites de lo prosaico y permite adentrarse en territorios siempre nuevos, siempre inexplorados, poblados de imágenes que solo existen por el conjuro musical. Es una manera de percibir lo imperceptible, de describir lo indescriptible”. 

Alberrto Saldarriaga 


Sin depender de la materia como mediación, la música conquista el espacio desplegando su estructura sonora en él; y lo hace hasta crear una atmósfera tan jalonada por tensiones que es capaz de modificar estados anímicos o incluso la conciencia del hombre que se encuentra bajo su influencia. La música no opera alterando la constitución física de las cosas, pero si las intenciones bajo las cuales el hombre percibe el mundo material.

Pablo Picasso. Guitarrista, 1910

Afectados por  los efectos de la música distintas partes del universo pueden recién revelarse como componentes de totalidades, la música posee increíbles poderes constitutivos, pues ante los fragmentos nos propone siempre una perspectiva de plenitud. La música también construye imágenes, pero así como las imágenes retinianas basan su eficiencia en la nitidez y en la utilidad práctica que pueda dárseles, las imágenes musicales casi nunca vienen aisladas ni totalmente definidas, pues guardan en sí capacidades para crear paisajes, atmósferas envolventes, tan reales como fugaces. 

Pablo Picasso. Mujer con mandolina, 1910

Así como constitutiva la música es también liberadora. Es un arte basado en la emancipación de las leyes bajo las cuales entendemos cotidianamente el tiempo y el espacio. No desconoce su existencia, pero si trabaja con las capacidades humanas para manipularlos y escapar, aunque sea de manera efímera, de los designios a los que nos tiene sometidos una vida prosaica y  limitada.  

Esa manipulación que practica la música con su medio propagador, el espacio, y con su modo de propagarse, el tiempo, resulta clave para la conveniencia de sus propósitos. El tiempo en la música es fruto de una concepción que busca alejarse de la linealidad cotidiana y agotable, para proponer su versión cíclica, permanente, envolvente; pues al carecer de materia la música tiene que reiterarse hasta que, en base a la constancia, tomar el cuerpo de verdad; pero no de cualquier verdad, sino de aquella que no se refuta pues no está construida en base a las estructuras frágiles de la razón, sino a las contundentes de los sentimientos.

Pablo Picasso. Hombre con Clarinete,

Para que se produzca una experiencia musical auténtica, así como su goce pleno, no basta con asimilar las melodías, armonías y ritmos captados a través de oídos y procesados a nivel cerebral. La música, al igual que la arquitectura, es altamente corporal. Casi la integridad de nuestra constitución resulta alterada al exponerse a las ondas vibratorias de los sonidos organizados bajo una intención. La música suscita diálogos entre los sonidos del exterior con la polifonía que llevamos dentro.

El poder de la música para propiciar estados exaltados o distendidos de conciencia ha sido conocido y aprovechado a lo largo de toda la historia de la humanidad. Sus efectos, desde el ámbito personal hasta el de grupos, resultan útiles tanto para los fines pretendidos en soledad, como para los propuestos en una fiesta o en un ritual colectivo, prestando siempre su estructura efímera para elaborar, desde ella, una realidad intensa y fugaz.

Pablo Picasso. El Poeta 1912

Sin ser condición ineludible la existencia de la arquitectura para que la música suceda, cuando ambas concuerdan y concilian sus intenciones pueden potenciarse hasta alcanzar extremos jamás previstos. Para ello la arquitectura, además de sus funciones inherentes, debe concebirse como caja de resonancia, así, sus componentes ya no son solo cerramiento y soporte  del mundo físico, sino que colaboran en la constitución de mundos paralelos. A través de la música la arquitectura expende sus límites físicos para dar cabida a espacios de otra esencia desde los cuales se aprecia, con una mayor  nitidez, la armonía que rige el universo. 

2 comentarios:

  1. Felicitaciones Gonzalito! Es increíble la capacidad de discernimiento que tienes al abordar este tema, lo he leído con mucha atención, nuevamente felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Muchas Gracias Carlos!!, se de tu sensibilidad para estos temas lo cual hace que aprecie tus comentarios doblemente. Un abrazo!



    ResponderEliminar